La puerta de ENTRADA en Masonería es pequeña, para hacer complicado el ingreso. Por el contrario la de SALIDA es muy grande.

jueves, 4 de septiembre de 2014

"Traidores" y "asesinos" en las Logias Masonicas. Primera parte.

En todas y cada una de las Logias encontramos siempre, e ineludiblemente, más de TRES traidores al Arte: un Hermano ignorante, algunos fanáticos y más de un supersticioso .



- EL IGNORANTE; : es el hermano -u hermanos- que un día fue iniciado en Masonería sin ningún criterio ni valía. Él sabe bien que no debiera estar en Masonería, por su falta de moralidad, de rectitud, de capacidad, de valor,... pero una vez que ya esta dentro de una Logia su "ego" le impide hacer lo que es correcto y termina por ser -a sabiendas o no- uno de los asesinos del maestro Hiram.


Suele ser un Masón que se deja llevar fácilmente por los “contubernios de café con leche” de los peligrosos “masones viejos”. Es más, estos encuentros son lo único que en realidad le gusta de la masoneria y le hacen sentir importante e integrado en la Logia.  
Es un Masón que “NO SE ENTERA de nada" pero que balota o secunda lo que otros le piden como un borrego,  sin defender ni tener postura propia; haciéndolo con argumentos -de otros- que termina por hacer suyos, pero de los que siempre desconocen el fin ultimo.


- EL FANATICO: es el hermano -u hermanos- que no admite discusión alguna sobre lo que le dicta su "gurú", su “líder carismático”, su “macho alfa”, su Venerable o vigilante de turno, aquel Maestro por el que se deja guiar o por ese grupúsculo de presión que han creado en Logia. Es un Masón sin más valor que la falsa admiración que siente por él brillo de las medallas y Horrores Masonicos, de los que él mismo un día quiere disfrutar y por los que hace cualquier cosa sin cuestionarse las posible consecuencias de sus actos o la idoneidad de los mismos.

(No podemos -ni debemos- olvidar que todas las Logias cuentan con una pareja de falsos "lideres carismaticos" que pueden contarse o no dentro de los "asesinos" de Maestro Hiram y que bien por su carisma PROFANO, bien por la necesidad económica o administrativa de la Logia o bien por ser de los fundadores de la Logia,.... creen tener una opinión de más valor que la del resto de Hermanos de su Logia y gobiernan en la sombra poniendo y proponiendo a uno u otro Venerable para continuar con sus propositos ).

- EL SUPERSTICIOSO: es el hermano -u hermanos- que no tiene capacidad alguna de madurar o razonar las cuestiones que le llegan o las tradiciones y rituales que trasmiten;  y que tras recibirlas termina por imponerlas al resto de Hermanos como “verdades universales” inamovibles para evitar todos los males sobre él y su Logia.
Son hermanos que si aprendieron a girar mal en Logia o a iniciar la marcha con el pie contrario, o a que tal o cual cuestión es inamovible,.....  en unos pocos años toda esa Logia termina por hacerlo también mal, arrastrados por esa "superstición" que él termina por imponer.
  
Es frecuente escucharles decir “así lo marca la tradición” con demasiada rapidez -y rigidez-, para revestir de valor las que parecen sus posturas y que solo son malos aprendizajes. En su terquedad, este Masón no es capaz a crecer, compartir y comprender que esa tradición -a la que apela- es solo la que él conoce. No es la única, ni es la inicial, ni tan siquiera la mejor o la más adecuada. Tan solo es: una más entre millones y quebrarla o modificar algo no traerá sobre él desgracia o pena alguna .


Entran en Masonería por malos balotajes de los miembros que ya están en Masonería  y que les abren las puertas a misterios y privilegios que no les corresponden y qu eles permiten llegar a compañeros, maestros e incluso Venerables Maestros y Grandes Oficiales  sin pararse a valorar:

               "si la Masonería puede ser buena para ellos
 o ellos buenos para la Masonería".

Pero lo más preocupante dentro de un sistema moral y de perfeccionamiento como el nuestro -la Masonería- , es que estos miembros permanecen en Masonería y continuan ascendiendo en sus falsas carreras masónicas   por la omertá  de los Hermanos que los conocen, de las Logias que les recogen y de las Grandes Logias que admiten sus capitaciones tapándose la nariz y mirando hacia otro lado.

    

En mi opinión, si bien es cierto que, estos traidores y asesinos del maestro Hiram Abiff, están y deben estar. No es menos cierto que es preciso mesurar su presencia, para que no se escape de las manos y se tengan más traidores que valores en una Logia.











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

El Blog "La Masonera en Murcia" NO se hace responsable de los comentarios aquí aportado por los usuarios, siendo ellos únicos responsables de las opiniones vertidas.A pesar de lo expuesto, nos reservado el derecho de eliminar los comentarios que consideremos contrarios a ley o que no se adapten al perfil que se desea en este espacio.

Si encuentra algún contenido erróneo o inadecuado comuníquelo mediante email :
lamasoneriaenmurcia@gmail.com